FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Villavieja de Yeltes (Salamanca)

VILLAVIEJA DE YELTES En el lejano oeste salmantino se abre el valle amplio del río Yeltes, salpicado de escasos pueblos y amplias haciendas agrícolas y ganaderas. Un paisaje de Dehesa genuino y característico de esta tierra. Villavieja es un pueblo grande para el contexto de esta comarca histórica del Abadengo y del partido de Vitigudino, ya que se acerca a los 900 habitantes. El origen del Abadengo, tierra de templarios gobernada por un Abad hasta la disolución de la orden …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

VILLAVIEJA DE YELTES
En el lejano oeste salmantino se abre el valle amplio del río Yeltes, salpicado de escasos pueblos y amplias haciendas agrícolas y ganaderas. Un paisaje de Dehesa genuino y característico de esta tierra. Villavieja es un pueblo grande para el contexto de esta comarca histórica del Abadengo y del partido de Vitigudino, ya que se acerca a los 900 habitantes. El origen del Abadengo, tierra de templarios gobernada por un Abad hasta la disolución de la orden en 1311, explica también la historia de este pueblo que, tras esa fecha, pasó a depender de la corona y del Obispado de Ciudad Rodrigo.
El casco urbano de Villavieja es extenso, de calles amplias y abundantes plazas, ubicado en una llanura rodeada por los suaves cerros característicos de esta zona. Al oriente corre el río Yeltes del que es subsidiario el Arroyo Tenerías, que cruzaba el pueblo de sur a norte y que en la actualidad está canalizado. Se diferencian en Villavieja diversos sectores urbanos, ya que el pueblo ha vivido diferentes momentos de crecimiento. Sin duda el sector más relevante es el recinto histórico, apretado en torno a la magnífica Iglesia de San Pedro Advíncula, extraordinario ejemplo del gótico rural de los siglos XV y XVI que ha sufrido pocas transformaciones y llega a nuestros días casi intacta. Su fachada es sin duda la joya del patrimonio villaviejense, paredón, reloj y espadaña que son las señas de identidad del pueblo. Otro elemento destacable es la Capilla Mayor, estructura de sillar granítico que supera en altura a la fachada principal. El granito, abundante en esta tierra, forma la esencia de las construcciones de Villavieja, el fundamento de su arquitectura popular de casas, cercas y edificios singulares. Son varias las ermitas ubicadas en su término, destacando la pintoresca degradación de la de San Sebastián, el "Santo", incrustada en un entorno urbano de gran belleza en el extremo sur del pueblo, junto a la carretera de Retortillo. En esa carretera, un kilómetro al sur, se encuentra la vieja estación de ferrocarril, último de los grandes hitos del pueblo y visita obligada en un entorno donde se dan la mano soledad y belleza.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia