FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Vallesa de la Guareña (Zamora)

VALLESA DE LA GUAREÑA Vallesa, el “vallis” latino, cuenca excavada por el tranquilo discurrir del Guareña, sentido homenaje a Raimundo de Borgoña, oriundo del valle del Garona francés, que fue marido de la Reina Urraca, gobernanta de estas tierras, que en el siglo XII las entregara en repoblación a la Orden de San Juan de Jerusalén para que las afianzara y trabajara. Vallesa es un pueblo pequeño, apenas un centenar de habitantes empujados hacia el extremo sur de la provincia …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

VALLESA DE LA GUAREÑA
Vallesa, el "vallis" latino, cuenca excavada por el tranquilo discurrir del Guareña, sentido homenaje a Raimundo de Borgoña, oriundo del valle del Garona francés, que fue marido de la Reina Urraca, gobernanta de estas tierras, que en el siglo XII las entregara en repoblación a la Orden de San Juan de Jerusalén para que las afianzara y trabajara. Vallesa es un pueblo pequeño, apenas un centenar de habitantes empujados hacia el extremo sur de la provincia de Zamora, comarca de la Guareña vertebrada por el rio homónimo. El río abraza el casco urbano por el oeste y el norte y forma un paisaje de alamedas y bosques de ribera que se extiende al pie del cerro en que se ubica Vallesa. El pueblo cae por una ladera que llega a ser abrupta en algunos tramos y forma bellos rincones, callejuelas empinadas y otras longitudinales paralelas a la pendiente que son las que albergan el mayor número de viviendas. Aunque en lo alto destapan esas feas antenas de telefonía que tan imprescindibles se han hecho en el paisaje hispano, aunque el lugar parece pedir alguna torre o atalaya perdida en el tiempo que defendiera el emplazamiento, como fue durante la Guerra de la Independencia.
El éxodo rural de las últimas décadas, la escasez de medios y la posterior vuelta al pueblo ha hecho que en Vallesa de la Guareña surja un paisaje urbano ecléctico, en el que se dan la mano la tradición constructiva de ladrillo, adobe y sillarejo, con nuevas construcciones de aire moderno y urbano. A pesar de ello, conserva estampas plagadas del viejo sabor rural como su Iglesia, construcción modesta cuya parte trasera ejerce de frontón y busca la amplia plaza en la que tambien se emplaza el edificio contemporáneo del ayuntamiento, y que es el espacio público más destacado del pueblo.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia