FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Sanzoles (Zamora)

SANZOLES Sanzoles es un pueblo grande y hermoso que se extiende por una suave ladera, protegido por amplios cerros que dan acceso a las altas llanuras zamoranas. No más de veinte kilómetros separan Sanzoles de Zamora y Toro, los dos núcleos urbanos más destacados de la provincia y equidistantes de esta villa al sur del Duero. Sanzoles se ubica en plena Tierra del Vino zamorana, tierra de pueblos amplios que estuvieron muy poblados y conocieron tiempos mejores. El término de …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

SANZOLES
Sanzoles es un pueblo grande y hermoso que se extiende por una suave ladera, protegido por amplios cerros que dan acceso a las altas llanuras zamoranas. No más de veinte kilómetros separan Sanzoles de Zamora y Toro, los dos núcleos urbanos más destacados de la provincia y equidistantes de esta villa al sur del Duero. Sanzoles se ubica en plena Tierra del Vino zamorana, tierra de pueblos amplios que estuvieron muy poblados y conocieron tiempos mejores. El término de Sanzoles ha estado habitado desde hace más de un milenio, como atestigua el propio origen de su topónimo, surgido al asentarse aquí población mozárabe huída del Califato durante la dominación musulmana y que trajo consigo la veneración por San Zoilo, mártir caído en el siglo IV. La Iglesia, de San Zoilo como no podía ser de otra forma, es el principal monumento del pueblo. Es un templo grande levantado en arenisca y de aire neoclásico que alberga un notable retablo barroco. El pueblo es, todo él, un conjunto de excepcional valor por su arquitectura popular que en parte se ha perdido pero que aún conserva extraordinarios ejemplos. Grandes casas de sillar, ladrillo y adobe que ocupan las suaves lomas sobre las que se dispone Sanzoles. Aparecen algunas piedras talladas y notables rejería en las fachadas, que van perdiendo empaque a medida que trepamos hacia la parte más alta en la que la arquitectura es más humilde, junto al depósito y al bello cementerio. Al intrincado callejero se asoman patios y corrales, escasos y de reducido tamaño y también algunas bodegas típicas. Y es que ha sido la vid el cultivo que tradicionalmente ha alimentado a los sanzolanos, aunque hoy día es la cercanía a la capital la que, sospecho, aporta un mayor dinamismo al pueblo. Población de ida y vuelta que ha contribuído a frenar el fuerte éxodo que se ha cebado con esta Tierra del Vino zamorana.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia