FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Rivilla de Barajas (Ávila)

Muy cercano al Castillo Palacio de Castronuevo, en cuyo término se ubica, y dominando desde su emplazamiento el tímido y precioso valle que el río Zapardiel forma en su camino hacia el Duero, se alza en un promontorio el pueblo de Rivilla de Barajas. Paisaje de frescor del bosque de ribera y amplio pinar algo extraño en estas tierras que hacia el oeste y el norte abren uno de los espacios más deforestados de la meseta ibérica. La intensa humedad …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

RIVILLA DE BARAJAS
Muy cercano al Castillo Palacio de Castronuevo, en cuyo término se ubica, y dominando desde su emplazamiento el tímido y precioso valle que el río Zapardiel forma en su camino hacia el Duero, se alza en un promontorio el pueblo de Rivilla de Barajas. Paisaje de frescor del bosque de ribera y amplio pinar algo extraño en estas tierras que hacia el oeste y el norte abren uno de los espacios más deforestados de la meseta ibérica. La intensa humedad de los escasos episodios de lluvia que hacen correr de nuevo al regato y alimentan estas pequeñas manchas arboladas tan características de Castilla, como los bosques de Rivilla donde el ganado abreva y decora uno de los paisajes más fascinantes y entrañables para los que, como yo, nos hemos criado lejos del mar. Enclavado en la comarca abulense de la Moraña, mudéjar y ladrillo campan a sus anchas en una tierra plagada de historia y de historias, de románico de ladrillo, de castillos, palacios y tambien de Santos y Señores, de reinas y sobre todo, del cereal que da color a sus paisajes. Rivilla, que apenas alcanza los cien habitantes, es un universo en miniatura, casas de barro con forma y de baja altura, calles anchas, iglesia tambien de ladrillo con espadaña orientada al sol del atardecer. Grandes espacios libres de edificación fruto del abandono de décadas que el ayuntamiento está intentando revertir atrayendo a nuevos pobladores. Grandes portalones que se han abierto paso en los viejos muros rojizos, y un juego muy fotogénico de líneas rectas y simples. Un paisaje rural genuino de esta vieja tierra castellana.
©2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia