FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Purroy (Zaragoza)

PURROY Purroy es un pueblo pequeño que se encuentra encajonado entre el Jalón y dos vías férreas, la vieja línea de Madrid a Zaragoza y la moderna de Alta Velocidad. Se enrisca su casco urbano sobre una marcada muela que gobierna un buen tramo del curso del Jalón y del valle que por aquí forma, que se extiende, antes de entrar en vericuetos, hasta las villas de Morés al oeste, capital municipal de Purroy, y Villanueva de Jalón al este, …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

PURROY
Purroy es un pueblo pequeño que se encuentra encajonado entre el Jalón y dos vías férreas, la vieja línea de Madrid a Zaragoza y la moderna de Alta Velocidad. Se enrisca su casco urbano sobre una marcada muela que gobierna un buen tramo del curso del Jalón y del valle que por aquí forma, que se extiende, antes de entrar en vericuetos, hasta las villas de Morés al oeste, capital municipal de Purroy, y Villanueva de Jalón al este, precioso pueblo abandonado. Es esta una tierra accesible y a la vez escondida, con buenas infraestructuras entre las que se cuenta un apeadero de ferrocarril aún en servicio, y que sin embargo ha sufrido con especial intensidad el drama de la despoblación. De hecho, Purroy cuenta con apenas cuarenta vecinos empadronados, una población envejecida y en retroceso que amenaza con el despoblamiento total en pocos años. Y la factura que ha pagado el pueblo no es menor, ya que abundan las casas abandonadas, cuando no arruinadas. La configuración del casco urbano de Purroy parece remitir a un pasado árabe, momento de dominación musulmana en que se poblaron estas tierras para defender el valle del Jalón, tan cercano a Castilla y tan inequívocamente aragonés. Calles irregulares adaptadas a la orografía, así como sus casas, de factura humilde y presencia antiquísima, de dos o tres alturas, de ladrillo, argamasa y tapial, de colores vivos, grises, blancos y terrosos. Entre los tejados despunta la Iglesia de la Virgen del Remedio, la antigua ermita en lo alto y la ruina del Palacio del Barón de Purroy, del siglo XVII.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia