FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Montoro de Mezquita (Teruel)

MONTORO DE MEZQUITA Montoro de Mezquita es un pueblo tan diminuto que en algunos mapas ni siquiera aparece. Parece un pueblo perdido, sin duda uno de los más remotos que yo haya visitado, y de los más solitarios, sin un alma que recorra sus calles. Y sin embargo ocupa un emplazamiento mágico, en un meandro del Guadalope, rodeado de altas murallas calcáreas que forman una gran hoya en cuyo centro se levanta, tímido, el pequeño caserío. Montoro de Mezquita es …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

MONTORO DE MEZQUITA
Montoro de Mezquita es un pueblo tan diminuto que en algunos mapas ni siquiera aparece. Parece un pueblo perdido, sin duda uno de los más remotos que yo haya visitado, y de los más solitarios, sin un alma que recorra sus calles. Y sin embargo ocupa un emplazamiento mágico, en un meandro del Guadalope, rodeado de altas murallas calcáreas que forman una gran hoya en cuyo centro se levanta, tímido, el pequeño caserío. Montoro de Mezquita es una pedanía del ayuntamiento de Villarluengo. Si se llega al pueblo desde la capital municipal, se hace inevitable el paso por los afamados Órganos de Montoro, monumento geológico singular, formación rocosa que se antoja imposible con sus agujas que apuntan al cielo y que ha dado fama al pueblo. La carretera que conduce hasta aquí es apenas un ramal estrecho que conecta con la vía que vertebra, de norte a sur, el oriente del Maestrazgo turolense. Y cuidado con cruzarse con algún vehículo en sentido contrario, pasaremos un mal rato. Pero la sensación de aislamiento y de paz que proporciona el paseo por las calles de Montoro compensa con creces el esfuerzo de un viaje que, por otra parte, ya supone un regalo en sí mismo por sus paisajes. El pueblo cuenta con la Iglesia barroca de la Asunción, al pie del caserío. Las casas se disponen en apenas dos calles de orientación norte-sur, separadas por una fuerte pendiente. Alguna casona más rotunda, y fachadas de mampostería y tapial que forman un conjunto urbano armonioso y casi intacto cuyo perfil se ve potenciado por su ubicación singular, a 1000 metros de altitud. Montoro, punto de partida de mil y una rutas que se adentran en el Maestrazgo y las Cuencas Mineras.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia