FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Iruecha (Soria)

IRUECHA Iruecha es un pueblo perdido en la inmensidad de una tierra despoblada en el sur de Soria, en el corazón de la Serranía Celtibérica, que alguien dio en llamar. Y además es un pueblo muy antiguo. Hace más de ocho siglos se luchó por Iruecha en el ámbito de la Reconquista. Y tantos años después, sus vecinos siguen celebrando su fiesta de Moros y Cristianos, única representación de esta temática en Castilla y León. La Soldadesca, así se llama, …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

IRUECHA
Iruecha es un pueblo perdido en la inmensidad de una tierra despoblada en el sur de Soria, en el corazón de la Serranía Celtibérica, que alguien dio en llamar. Y además es un pueblo muy antiguo. Hace más de ocho siglos se luchó por Iruecha en el ámbito de la Reconquista. Y tantos años después, sus vecinos siguen celebrando su fiesta de Moros y Cristianos, única representación de esta temática en Castilla y León. La Soldadesca, así se llama, se celebra en agosto como es razonable, cuando los oriundos del lugar y sus descendientes vuelven al pueblo a pasar las vacaciones. Pero el tiempo pasa, llega septiembre e Iruecha se sume, de nuevo, en la más profunda soledad.
Aunque en la distancia no parece un pueblo pequeño, lo cierto es que apenas un puñado de casas se mantienen abiertas todo el año, las necesarias para dar cobijo a los poco más de diez habitantes censados. Un sinfín de casas de piedra, algunas abandonadas, dan la bienvenida al viajero que se acerca hasta aquí. Las construcciones se disponen en estratos que caen por la falda de un cerro hacia las aguas del río Mesa, cuyas fuentes no andan muy lejos. En lo alto despunta la Iglesia de San Juan Bautista, edificio de grandes dimensiones y de ella parten una red de callejas, algunas empedradas, que forman el casco urbano abrazado por la Sierra del Solorio y sus bosques.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia