FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Illueca (Zaragoza)

ILLUECA Progresando por el valle del río Aranda, territorio de frontera bien defendido, despunta en el horizonte el Castillo Palacio del Papa Luna, corona que embellece la silueta urbana de Illueca. Illueca es una ciudad pequeña más que un pueblo grande, con sectores muy urbanos e importantes equipamientos, y que ejerce como cabecera de la Comarca de Aranda, centro de servicios y comercio para los pueblos que la rodean. La impresión al ver por primera vez el castillo es que …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ILLUECA
Progresando por el valle del río Aranda, territorio de frontera bien defendido, despunta en el horizonte el Castillo Palacio del Papa Luna, corona que embellece la silueta urbana de Illueca. Illueca es una ciudad pequeña más que un pueblo grande, con sectores muy urbanos e importantes equipamientos, y que ejerce como cabecera de la Comarca de Aranda, centro de servicios y comercio para los pueblos que la rodean. La impresión al ver por primera vez el castillo es que se trata de un lugar profunda historia, posiblemente una plaza destacada durante la Reconquista y la Edad Media, y que forzosamente debió albergar un casco urbano relevante plagado de palacios, casas señoriales y una vieja muralla. De todo aquello que uno intuye, hoy quedan aún importantísimos testimonios, que si bien no tienen la entidad del imponente castillo, sí recrean un espacio urbano de gran riqueza con la impronta del paso de las culturas que han vivido en Illueca. Y una vez más, como es costumbre en tierra aragonesa, el abandono que se ha apoderado de un sector importante de la parte alta del casco urbano y que, sin embargo, crea una imagen de deterioro que enriquece el paisaje urbano. Siempre es preferible una pizca de abandono a una sustitución por construcciones fuera de lugar.
Vayamos con un poco de historia. Las primeras noticias de Illueca datan de la dominación musulmana, cuando la pequeña e incipiente villa dependía de la importante plaza de Calatayud. La población morisca que quedó entre sus murallas tras la Reconquista fue el origen de la tradición industrial de Illueca, que ha llegado hasta nuestros días ligada a la actividad textil, el curtido de pieles y la industria del zapato. Ello propició un crecimiento demográfico importante que la situó como cabecera de su tierra. Desde la cristianización, las familias Gotor y Luna, importantes linajes aragoneses, dominaron el castillo hasta que unieron sus apellidos en el siglo XIV. Fruto de aquella unión nació en el viejo castillo Don Pedro de Luna y Gotor, en 1328. Sería el Papa Luna, Benedicto XIII, antipapa que debió obediencia a Aviñón. Este acontecimiento marcó la historia de la villa hasta el punto de conocerse su castillo como el "Palacio del Papa Luna". Los Señores de Illueca, más tarde Condes de Morata, familia de los Luna, gobernaron la villa hasta la extinción del linaje en el siglo XVIII. Señorío e industria han marcado la vida de Illueca hasta fechas no tan remotas.
El Castillo mudéjar, renacentista y barroco, es el lugar ideal para iniciar una ruta caminando por el casco histórico de Illueca. Fácilmente accesible en coche, la vista del valle y de la villa a sus pies es excepcional. Algunas casas blasonadas, otras semiderruídas, las más bien restauradas, y muchos edificios modernos que han entrado a matar en el antiguo recinto intramuros, han configurado un paisaje urbano heterogéneo, algo degradado, pero de un fuerte carácter en el que es fácil percibir la importancia histórica que tuvo Illueca. El secreto del encanto de Illueca es que, como tantos otros cascos históricos de Aragón, ha sabido conservar su traza urbana, un callejero medieval casi intacto, a pesar de haber visto como muchas de sus edificaciones se han sustituído en fecha más o menos reciente. Sin ser Illueca uno de los grandes referentes del patrimonio y el turismo aragonés a excepción de su castillo, resulta un excelente escaparate para historiadores, arquitectos, geógrafos o urbanistas que quieran conocer de primera mano la morfología y el papel que han jugado encabezando un territorio, las pequeñas ciudades aragonesas de historia milenaria como es esta de Illueca.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia