FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Grisel (Zaragoza)

GRISEL Muy cercano a Tarazona se encuentra el bello pueblo de Grisel, tranquilo y solitario, posado plácidamente en el Somontano del Moncayo a 850 metros de altitud. Contó con un castillo importante del que queda buena parte de su fábrica. El castillo remata al oriente un casco urbano de pequeñas dimensiones, y ha sido cuidadosamente restaurado en años recientes para convertirlo en alojamiento con encanto y contribuir así al flujo turístico creciente que acude a conocer esta villa medieval. La …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

GRISEL
Muy cercano a Tarazona se encuentra el bello pueblo de Grisel, tranquilo y solitario, posado plácidamente en el Somontano del Moncayo a 850 metros de altitud. Contó con un castillo importante del que queda buena parte de su fábrica. El castillo remata al oriente un casco urbano de pequeñas dimensiones, y ha sido cuidadosamente restaurado en años recientes para convertirlo en alojamiento con encanto y contribuir así al flujo turístico creciente que acude a conocer esta villa medieval. La fortaleza del siglo XV, y la Iglesia mudéjar de la Asunción del XVI, ocupan los emplazamientos de antiguas construcciones islámicas, la atalaya y la mezquita que aquí se ubicaron durante la dominación musulmana. No en vano el pueblo fue mayoritariamente morisco hasta la conversión forzosa en el siglo XVI y su posterior expulsión, momento en que Grisel quedó casi despoblado. Tras una lenta repoblación, el pueblo alcanzó cerca de medio millar de vecinos, que menguaron a menos de cien tras varias décadas de intenso éxodo rural. Como consecuencia, muchas son las casas que aparecen abandonadas o en ruina y sin embargo son cada vez más numerosas las que han sido renovadas y puestas en valor como segunda residencia, proceso espoleado a buen seguro por la cercanía al Moncayo y Tarazona. Casas que fueron de tapial, de adobe y mamposteria y que con la mejora en la técnica constructiva comenzaron a levantarse en ladrillo y sillarejo. Suelen ser casas de dos plantas o más, la de abajo antaño utilizada como cuadra y almacén de aperos y las superiores como vivienda. Se aprietan en calles estrechas que siguen las salidas desde el castillo hacia Tarazona, que dista apenas tres kilómetros, y hacia los pueblos al oeste, a Trasmoz y a la Sierra.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia