FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Gea de Albarracín (Teruel)

GEA DE ALBARRACÍN Gea de Albarracín es sin duda uno de los pueblos más bellos y completos del occidente turolense. Ejerce como puerta de entrada de los visitantes que se acercan hasta la ciudad de Albarracín. Lo natural al visitar Albarracín es hacerlo provenientes de Teruel, de Valencia o de Zaragoza, y es así como kilómetros antes de llegar a nuestro destino, surge Gea cuyo perfil sugerente y monumentalidad invitan a hacer una parada. Gea se asienta sobre una ladera …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

GEA DE ALBARRACÍN
Gea de Albarracín es sin duda uno de los pueblos más bellos y completos del occidente turolense. Ejerce como puerta de entrada de los visitantes que se acercan hasta la ciudad de Albarracín. Lo natural al visitar Albarracín es hacerlo provenientes de Teruel, de Valencia o de Zaragoza, y es así como kilómetros antes de llegar a nuestro destino, surge Gea cuyo perfil sugerente y monumentalidad invitan a hacer una parada. Gea se asienta sobre una ladera que mira al sur, cuyo caserío se asoma a la fértil y pequeña vega que aquí forma el Guadalaviar, en uno de los pocos ensanchamientos del río antes de tributar convertirse en el Turia, allá por Teruel capital. El callejero intrinaco y separado en dos barrios, a ambas orillas del curso de agua, responde al origen musulmán y medieval de la villa, cuya población fue mayoritariamente morisca hasta la expulsión en 1610. La presencia de grandes casonas, y el uso frecuente del ladrillo no son sino un reflejo de esa cultura morisca que estuvo detrás del crecimiento y la configuración de la villa. El muestrario de arquitectura popular se hace extraordinario en Gea, con un casco urbano muy bien conservado de casas de tapial, de madera y barro cocido en las que destacan sus grandes aleros, que son magníficas obras de artesanía en algunas grandes casonas señoriales, a veces blasonadas que dan testimonio de la importante historia de la villa. En el centro del pueblo se alza la Iglesia barroca de San Bernardo, patrón de Gea, levantada en el siglo XVII. Grandes conventos como el de Capuchinas y el ex-convento del Carmen dan empaque al pueblo y lo prolongan hasta las mismas arboledas y las huertas que decoran la ribera del Guadalaviar.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia