FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Florida de Liébana (Salamanca)

FLORIDA DE LIÉBANA Muy cerca de la ciudad de Salamanca, Tormes abajo, se encuentra el pueblo de Florida de Liébana. Su caserío se alza en tierra de transición entre la dehesa salmantina y los regadíos de la ribera del Tormes. Viejo núcleo rural muy vinculado a la actividad agrícola y ganadera, ya se tienen noticias de “Muelas”, que era el topónimo antiguo de Florida, desde el siglo XII. En la actualidad, la cercanía con el área metropolitana y el auge …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

FLORIDA DE LIÉBANA
Muy cerca de la ciudad de Salamanca, Tormes abajo, se encuentra el pueblo de Florida de Liébana. Su caserío se alza en tierra de transición entre la dehesa salmantina y los regadíos de la ribera del Tormes. Viejo núcleo rural muy vinculado a la actividad agrícola y ganadera, ya se tienen noticias de "Muelas", que era el topónimo antiguo de Florida, desde el siglo XII. En la actualidad, la cercanía con el área metropolitana y el auge de la actividad constructora en los primeros años del siglo XXI han favorecido la inclusión de Florida en los procesos de suburbanización de Salamanca, rompiéndose la tendencia de pérdida de población que el pueblo arrastraba desde hace décadas fruto del éxodo de los núcleos rurales. A pesar de la presión urbanística y la construcción de nuevas residencias, Florida ha resistido bien el paso del tiempo conservando un buen número de edificios de interés, tales como su iglesia y varias muestras interesantes de arquitectura popular. Por último, quiero dedicar un recuerdo a la vieja ermita que antaño se alzara en lo más alto del pueblo y que, en tiempos recientes, ha sido derruída por completo. He estado dos veces en Florida de Liébana, y la segunda fue para comprobar con mis propios ojos que aquello que se intuía en las imágenes de satélite colgadas en internet era cierto: que la ermita había desaparecido de la faz de la tierra. Es cierto que el edificio estaba en avanzada ruína pero no es menos cierto que destruírlo ha sido un acto ignominioso que no debería tolerarse en un país, en una región, en una provincia con un patrimonio tan valioso y protegido (sobre el papel) como es España, Castilla y Salamanca. Una vergüenza intolerable.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia