FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Fanlo (Huesca)

FANLO Tras un periplo agotador conduciendo por el Cañón fabuloso de Añisclo llego a Fanlo, oasis panorámico sobre la vertiente sur de Ordesa y pueblo del que parten mil y una rutas por el Parque Nacional y el entorno. Estimula comprobar en una imagen de satélite cómo los caminos parten desde Fanlo y hacia el norte para asomarse al acantilado tremendo excavado por el río Arazas. Y uno sabe que hay excursiones organizadas por esos caminos. Y marcho de Fanlo …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

FANLO
Tras un periplo agotador conduciendo por el Cañón fabuloso de Añisclo llego a Fanlo, oasis panorámico sobre la vertiente sur de Ordesa y pueblo del que parten mil y una rutas por el Parque Nacional y el entorno. Estimula comprobar en una imagen de satélite cómo los caminos parten desde Fanlo y hacia el norte para asomarse al acantilado tremendo excavado por el río Arazas. Y uno sabe que hay excursiones organizadas por esos caminos. Y marcho de Fanlo con la promesa de volver a disfrutar de esa experiencia impagable, cuando disponga de más tiempo y mejores cielos. Así que me conformo con pasear por las calles del pueblo, que no es poco. Fanlo es la capital de un amplio municipio muy montañoso, que alberga entre otros el Macizo del Monte Perdido, que alcanza los 3355 metros de altitud, aunque el casco urbano del pueblo se ubica a apenas 1300. Descubro en mi paseo un hermoso pueblo de montaña, un pueblo pirenáico que es un excelente mirador sobre la inmensidad de todo el valle de Vió y más allá. El casco urbano, complejo y retorcido responde al modelo de asentamiento pirenáico que ha crecido de forma desordenada y en que se alternan usos y costumbres de distintas épocas, desde grandes casonas medievales y renacentistas, algunas blasonadas, a modernos chalets usados como segunda residencia por la creciente ola de visitantes que acuden a estos valles. Las casonas son el mejor testimonio de la riqueza que vivió este valle en el pasado, con una intensa actividad ganadera que aun se mantiene en parte. Fanlo fue el núcleo más enriquecido y ornamentado, como cabecera del valle y pueblo más importante. En el extremo oriental del casco se ubica, exenta, la Parroquial de los Tres Santos Reyes, obra gótica de magnífico campanario que se asoma al borde del profundo valle.
El turismo es, en efecto, la actividad que ha revitalizado la economía de toda la comarca. No es de extrañar ya que Fanlo y su tierra ponen a la disposición del visitante un abanico inagotable de actividades. Además, el juego entre pueblo y paisaje crea un entorno acogedor en el que a uno le apetece perderse, acompañado de las comodidades de la vida moderna eso sí. Me gusta la montaña. Me gusta la nieve. Y las casas de cálida madera y piedra. Y me imagino pasando los inviernos en alguna de estas casonas, con un buen fuego en la chimenea y la nieve con cierta altura, refugiado de la cruel intemperie y con provisiones para pasar una buena temporada alejado del mundanal ruido. Definitivamente, Fanlo es un buen lugar para perderse.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia