FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

El Pego (Zamora)

EL PEGO La inmensidad de los campos zamoranos, que se funden con los de las comarcas adyacentes y provincias limítrofes para formar la inmensa Tierra de Campos castellana, forman uno de los paisajes más bellos y fascinantes de la península. Extensas estepas y campos cultivados, salpicados de algunos pinares y alamedas, y habitados por laboriosos agricultores que han sabido dar forma a este paisaje cultural vertebrado por pequeños pueblos de fuerte carácter rural. El Pego es uno de esos pueblos, …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

EL PEGO
La inmensidad de los campos zamoranos, que se funden con los de las comarcas adyacentes y provincias limítrofes para formar la inmensa Tierra de Campos castellana, forman uno de los paisajes más bellos y fascinantes de la península. Extensas estepas y campos cultivados, salpicados de algunos pinares y alamedas, y habitados por laboriosos agricultores que han sabido dar forma a este paisaje cultural vertebrado por pequeños pueblos de fuerte carácter rural. El Pego es uno de esos pueblos, encantador reducto de una forma de vida casi perdida y que configuró el territorio de los viejos reinos de León y de Castilla. En sus calles abundan las fachadas de piedra dorada y de adobe levantadas con la modestia de los labradores que utilizaron los materiales a su alcance. La primera noticia sobre la existencia de El Pego surge en los primeros años del siglo XVIII, referidas a la existencia de caseríos junto a los que se levantó la iglesia, en 1782. El rápido progreso del pueblo le hizo rozar los mil vecinos a mediados del siglo XX aunque como es lógico, la crisis del campo y el éxodo rural le hicieron perder el 60% de su población hasta llegar a los cuatrocientos empadronados actuales. Las abundantes bodegas, al sur, y el cercano pinar completan el paisaje de un pueblo sencillo, genuino y muy acogedor.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia