FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

El Maderal (Zamora)

EL MADERAL El pequeño arroyo de Talanda, que tributa directamente al Duero, estructura un valle amplio al que aporta la frescura de sus riberas. Junto a ellas se asientan un buen número de pueblecitos que, juntos, forman una subcomarca de gran homogeneidad paisajística y arquitectónica. Es como si a espaldas del gran eje de comunicación que es la Vía de la Plata hubiera surgido un pequeño mundo de pueblos tostados por el color de su piedra, regados por el verdor …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

EL MADERAL
El pequeño arroyo de Talanda, que tributa directamente al Duero, estructura un valle amplio al que aporta la frescura de sus riberas. Junto a ellas se asientan un buen número de pueblecitos que, juntos, forman una subcomarca de gran homogeneidad paisajística y arquitectónica. Es como si a espaldas del gran eje de comunicación que es la Vía de la Plata hubiera surgido un pequeño mundo de pueblos tostados por el color de su piedra, regados por el verdor de sus alamedas y honrados por la belleza de los campos que los circundan. El Maderal es acaso uno de los más preciosos pueblos de esta subcomarca que pertenece, en un sentido más amplio, a la Guareña zamorana. El asentamiento humano de El Maderal surgió en el siglo XII, en la frontera entre los reinos de León y de Castilla, marcada por el cercano río Guareña, por donde se expandió la repoblación del territorio reconquistado del reino leonés. El caserío del pueblo se extiende a ambos lados del arroyo, más hacia el occidente que al oriente, y en la cima de un pequeño cerro sobresale la preciosa espadaña de su Iglesia de Santa María Magdalena. A sus pies se extiende un casco urbano que parece amplio para los apenas 200 habitantes que El Maderal alberga en los inicios del siglo XXI, lo que pone de manifiesto el intenso proceso de emigración que aquí se ha vivido desde los años 60 del siglo XX. Casas abandonadas y otras saneadas se combinan en un callejero complicado, adaptado a la orografía y a la herencia medieval de un pueblo que llegó a contar con un importante barrio judío.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia