FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Donvidas (Ávila)

Donvidas es de esos pueblos castellanos tan pequeños y y de casas tan bajitas que se integran casi por completo en el paisaje y pasan desapercibidos. Colores terrosos del barro que forma sus edificios, y tejados de baja altura que casi se pierden en la loma en que se ubica el pueblo. Y sus calles, que se alargan y se sumergen en los campos confundiendo materiales y usos hasta formar un todo magnífico. La Iglesia románico-mudéjar de Donvidas, dedicada a …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

DONVIDAS
Donvidas es de esos pueblos castellanos tan pequeños y y de casas tan bajitas que se integran casi por completo en el paisaje y pasan desapercibidos. Colores terrosos del barro que forma sus edificios, y tejados de baja altura que casi se pierden en la loma en que se ubica el pueblo. Y sus calles, que se alargan y se sumergen en los campos confundiendo materiales y usos hasta formar un todo magnífico. La Iglesia románico-mudéjar de Donvidas, dedicada a San Juan Bautista, exenta y preciosa edificación que guarda el caserío desde el otero, recuerda al viajero que nos encontramos en una tierra vieja, tierra castellana de Arévalo repoblada tempranamente durante la Baja Edad Media. El edificio, tan sencillo como hermoso, guarda tras la arboleda que lo jalona el tesoro de un arte mudéjar muy extendido en esta comarca de la Moraña abulense, tierra que se extiende entre Arévalo, Peñaranda y Ávila. La cabecera de la iglesia contiene varios pisos de arcos de ladrillo, que miran hacia el horizonte de las llanuras infinitas de esta Castilla cerealista. El resto del templo es más moderno, del siglo XVIII, y se corona con la espadaña que busca la luz del pueblo y el sol del atardecer. Poco más de cuarenta vecinos pueblan las calles amplias que se abren a los pies del templo, adornadas por casas bajas de ladrillo o adobe, a veces enlucidas, de una altura aunque algunas de dos, dotadas de amplios corrales, cercas y almacenes para aperos agrícolas.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia