FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Colmenar de Montemayor (Salamanca)

COLMENAR DE MONTEMAYOR Colmenar de Montemayor es un pueblo que pertenece a la comarca de la Sierra de Béjar, aunque se encuentra a medio camino de la cercana Sierra de Francia y las Batuecas. Entre sierras, valles y bosques esconde su porte magnífico, sus grandes casas sólidas y la torre de su Iglesia de la Asunción, gran templo que cuenta con dos cuerpos y una cabecera muy notable. Los tonos parduzcos de la piedra que forma sus casas se combina …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

COLMENAR DE MONTEMAYOR
Colmenar de Montemayor es un pueblo que pertenece a la comarca de la Sierra de Béjar, aunque se encuentra a medio camino de la cercana Sierra de Francia y las Batuecas. Entre sierras, valles y bosques esconde su porte magnífico, sus grandes casas sólidas y la torre de su Iglesia de la Asunción, gran templo que cuenta con dos cuerpos y una cabecera muy notable. Los tonos parduzcos de la piedra que forma sus casas se combina en perfecta armonia con el encalado de muchas fachadas y con la exuberancia de la sierra que abraza a Colmenar a los cuatro vientos en comunión con el azul intenso de este cielo salmantino que parece que quisiera ser extremeño, luminoso y contrastado. La intensidad de la luz se refleja en el cromatismo de sus calles, colores intensos de este pueblo bellísimo en la vertiente oriental de la Sierra de Francia. Colmenar, de Montemayor, de Montemayor del Río, fortaleza que tuvo jurisdicción sobre estas tierras de frontera entre reinos cristianos y musulmanes, entre el Reino de León y la Estremadura. Colmenar es un pueblo grande que llegó a rozar los mil habitantes en su momento de máxima expansión demográfica, allá por los inicios del siglo XX. Su ubicación algo remota y la industrialización del país produjo, como en tantos lugares, un notable éxodo rural que redujo su población en dos tercios, estabilizándose en el entorno de los 300 vecinos. Una población envejecida, que tradicionalmente ha vivido de la agricultura y el ganado. Una población que, al contrario que otras zonas de Castilla cuya arquitectura residencial pudiera ser de menor calidad, ha sabido y querido mantener el extraordinario patrimonio residencial que es el valor más preciado del pueblo. Sus casas, calles y espacios públicos, sus ventanas y portalones adovelados, la madera de sus balcones y siempre, siempre la sierra gobernando el horizonte y abrigando a un pueblo que merecería un mejor lugar en las rutas turísticas del sur de Salamanca.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia