FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Cepeda (Salamanca)

CEPEDA Cepeda fue un pueblo importante de la Comarca de la Sierra de Francia, al sur de Salamanca. Llegó a contar con casi 1500 habitantes hace sólo unas décadas, y cuando muchos de ellos se vieron obligados a buscar un mejor futuro en la gran ciudad, llegó la crisis y el abandono, perdiendo casi dos tercios de sus antiguos vecinos. Es por ello una villa con un gran número de casas, aunque no muy extensa, tal es la naturaleza de …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

CEPEDA
Cepeda fue un pueblo importante de la Comarca de la Sierra de Francia, al sur de Salamanca. Llegó a contar con casi 1500 habitantes hace sólo unas décadas, y cuando muchos de ellos se vieron obligados a buscar un mejor futuro en la gran ciudad, llegó la crisis y el abandono, perdiendo casi dos tercios de sus antiguos vecinos. Es por ello una villa con un gran número de casas, aunque no muy extensa, tal es la naturaleza de su urbanismo arrumado a la ladera, de calles estrechas y casas de varias plantas. El casco urbano de Cepeda se ubica entre sierras y bosques, entre Béjar y la Sierra de Francia, en la estribaciones castellanoleonesas antes de adentrarnos en tierra hurdana de Extremadura. Sólo Sotoserrano la separa de la región vecina, y aún así, a pesar de la cercanía, Cepeda guarda un marcadísimo carácter serrano, rasgos comunes a los pueblos maravillosos de La Alberca y de Miranda, pueblos mágicos, legendarios, de cielos neblinosos y calles oscuras, fachadas de piedra, entramado de madera, cruces, viejas iglesias y ermitas, de agua y vida. El entorno de Cepeda es de excepcional valor y belleza, a la altura del resto de la comarca. La torre de su iglesia, del siglo XVI, destaca sobre los tejados que se superponen de forma anárquica y apenas dejan entrever sus calles. Casas que se amontonan sobre la ladera formando un casco urbano muy compacto y creando, de paso, una atmósfera un tanto fantasmagórica que se ve potenciada en los días nublados y lluviosos. Y es que hay pueblos, como Cepeda y los de esta comarca, que agradecen ser visitados en días de mal tiempo.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia