FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Candelario (Salamanca)

CANDELARIO La historia de Candelario se pierde en remotas repoblaciones de pastores asturianos, en el paso de romanos y musulmanes, y en la reconquista que cristianizó estas tierras y las puso bajo el dominio abulense. Durante siglos estuvo bajo dicho dominio a pesar de pasar a depender de la jurisdicción bejarana, hasta que finalmente con la provincialización de España en el siglo XIX pasó a depender de Salamanca. Después de siglos de historia, Candelario ha sabido esquivar su destino con …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

CANDELARIO
La historia de Candelario se pierde en remotas repoblaciones de pastores asturianos, en el paso de romanos y musulmanes, y en la reconquista que cristianizó estas tierras y las puso bajo el dominio abulense. Durante siglos estuvo bajo dicho dominio a pesar de pasar a depender de la jurisdicción bejarana, hasta que finalmente con la provincialización de España en el siglo XIX pasó a depender de Salamanca. Después de siglos de historia, Candelario ha sabido esquivar su destino con gran acierto. Bien fácilmente pudiera ser Candelario un pueblo ruinoso, o abandonado. O si otros hubieran sido los derroteros, podría ser un pueblo museo, bello pero vacío. Sin embargo, a pesar de su ubicación, un tanto perdido en las faldas de su sierra, Candelario ha mantenido un perfecto equilibrio entre progreso y herencia, entre la conservación de su excepcional patrimonio en un entorno de naturaleza exuberante, y el mantenimiento de su población y de una creciente actividad ligada al turismo. Candelario es uno de los grandes conjuntos históricos de la provincia de Salamanca. Ubicado en la Sierra de Béjar, a escasos kilómetros de la capital comarcal y de los grandes ejes de transporte, ha sido el juego entre accesibilidad y el boom del turismo rural, y en este caso además, el patrimonio natural y la estación de esquí de La Covatilla lo que le ha impulsado en los últimos años. La tradición ganadera y chacinera de la tierra de Béjar y de Candelario está detrás del gran atractivo de la arquitectura popular tan característica, de grandes casas apretadas en un entramado urbano de cuestas y estrecheces recorrido por las sorprendentes "regaderas", estrechos canales que dirigen el agua que baja de la sierra. Las casas, de gran porte y gruesos muros, y con secaderos en la planta más alta y aireada, tienen como principal seña de identidad su puerta de acceso, la "batipuerta" de Candelario, gracioso nombre que parece cinematográfico y que es uno de los emblemas del pueblo. Tambien cuenta Candelario con una importante muestra de arquitectura civil y religiosa, la Iglesia Parroquial, el viejo ayuntamiento y diversas casas señoriales que se distribuyen por el casco urbano. Pero sin duda, de nuevo, el principal activo de Candelario es su excepcional ubicación, punto de partida de mil y una rutas hacia la sierra.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia