FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Bretó (Zamora)

BRETÓ Bretó podría ser un pueblo más de las tierras zamoranas de Benavente. Sin embargo, lo guardo entre los más queridos recuerdos de mis viajes por tierras de Castilla y León ya que fue una de las más bellas visitas que he hecho. La intensa luz del atardecer, el sol cayendo sobre los tejados, las elevadas nubes de tormenta en el horizonte, el pesado silencio de sus calles y de sus campos solo roto por el viento meciendo las ramas …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

BRETÓ
Bretó podría ser un pueblo más de las tierras zamoranas de Benavente. Sin embargo, lo guardo entre los más queridos recuerdos de mis viajes por tierras de Castilla y León ya que fue una de las más bellas visitas que he hecho. La intensa luz del atardecer, el sol cayendo sobre los tejados, las elevadas nubes de tormenta en el horizonte, el pesado silencio de sus calles y de sus campos solo roto por el viento meciendo las ramas y las matas. Todo esto parece una historia idílica de las que cuentan los libros, pero fue precisamente esa sensación la que me hizo guardar a Bretó para siempre en mi memoria. Recuerdo haberme sentido así sólo en otra ocasión, aguardando el tren en el andén de la vieja estación de Ascó, con la misma luz del atardecer, las ramas también meciéndose, y en aquel caso, las aguas del Ebro alborotadas en su camino hacia el Mediterráneo. Ningún lazo familiar o de otro tipo me une a Bretó, y aún así siento tanta nostalgia de aquella visita, de aquella sensación, que tengo colgada en mi propia casa una gran foto de su preciosa iglesia tostada por el sol del atardecer. Su silo, sus calles despobladas, sus viejas casas de piedra roja y de ladrillo y, a veces, fachadas cubiertas con revoco de diversos colores. Una variedad que enriquece el paisaje urbano de Bretó, completado por la belleza de sus campos y de las riberas del Esla, y por sus palomares, algunos arruinados, y por la colina que alberga el cementerio y que corona el pueblo. Una maravilla del mundo rural.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia