FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Bordecorex (Soria)

BORDECOREX Siempre me han llamado la atención los pueblos españoles que contienen letras extrañas en nuestro idioma, como la W o la X. Bordecorex reclamó rápidamente mi atención sobre el mapa con esa X final. Sin embargo, tardé en visitar Bordecorex porque esos mismos mapas no indican el estado de la carretera que viene de Fuentegelmes. Y yo estaba empeñado en venir desde Fuentegelmes ya que, desde el punto de vista de de la Soria más despoblada, me interesaba más …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

BORDECOREX
Siempre me han llamado la atención los pueblos españoles que contienen letras extrañas en nuestro idioma, como la W o la X. Bordecorex reclamó rápidamente mi atención sobre el mapa con esa X final. Sin embargo, tardé en visitar Bordecorex porque esos mismos mapas no indican el estado de la carretera que viene de Fuentegelmes. Y yo estaba empeñado en venir desde Fuentegelmes ya que, desde el punto de vista de de la Soria más despoblada, me interesaba más llegar desde Almazán que desde Caltojar. Google, que para estas cosas ayuda mucho, me enseñó que hay un camino por el que pude transitar virtualmente, y al no verlo en muy mal estado, me lancé con mi coche recién estrenado. Más allá de una buena capa de polvo y arena, no fue mala idea transitar por allí aunque en Fuentegelmes no hay indicación alguna y conviene llevarlo sabido (el camino se toma justo frente a la iglesia). En fin, tras unos kilómetros de tensión al volante llegué a Bordecorex.
Investigando antes de mi viaje supe que el topónimo proviene del árabe Waldecorai, derivación de tiempos del dominio musulmán y que parece hacer referencia a Almanzor que, se dice, murió en esta tierra en el año 1002, y contra lo que cabría deducir de aquellos tiempos belicosos, murió por enfermedad. El emplazamiento formaba parte de la línea defensiva cristiana al sur del Duero. Por ello, se pueden encontrar numerosas atalayas en los alrededores, e incluso la torre de la iglesia recuerda con sus almenas a una vieja y pequeña fortaleza. En efecto, el pueblo cuenta con la notable Iglesia de San Miguel, de fábrica románica, que gobierna el tránsito por el meandro que forman el Bordecorex, o Torote, y el Arroyo del Val. A este valle se asoman importantes cerros y en el lecho aparecen amplias campas y algunos bosquecillos de ribera que completan un paisaje de transición entre las sierras más al sur y la llanura castellana. En cotas más bajas, paseo por las calles del pueblo y disfruto del frontón, de la ermita, del pilón y de las casas levantadas en piedra que, en general, se conservan bastante bien. Parto de Bordecorex con la satisfacción de haber cumplido con el deseo de visitarlo y con la sensación, frecuente en tierras sorianas, de ser testigo de la muerte lenta de este y tantos pueblos que, en pleno siglo XXI siguen con un lento pero constante goteo de bajas que amenazan su propia existencia.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia