FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Bielsa (Huesca)

BIELSA Bielsa se ha ganado una buena fama en todo el país por dos circunstancias: los terribles hechos acaecidos durante la Guerra Civil, la famosa “Bolsa de Bielsa” que arrasó el patrimonio y la sociedad local en la incomprensión de la batalla; y por ser una de las puertas de entrada a uno de los monumentos naturales más excepcionales del sur de Europa: el Valle de Pineta y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es imprescindible, al visitar …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

BIELSA
Bielsa se ha ganado una buena fama en todo el país por dos circunstancias: los terribles hechos acaecidos durante la Guerra Civil, la famosa "Bolsa de Bielsa" que arrasó el patrimonio y la sociedad local en la incomprensión de la batalla; y por ser una de las puertas de entrada a uno de los monumentos naturales más excepcionales del sur de Europa: el Valle de Pineta y el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Es imprescindible, al visitar Bielsa, recorrer los escasos kilómetros que, hacia el oeste, nos acercarán al Parador y al fabuloso y emocionante circo del Valle de Pineta, murallón intimidante que le hace a uno sentir la belleza y grandiosidad que ha sido capaz de regalarnos este planeta nuestro tan maltratado. Pero es igualmente imprescindible para tantos excursionistas que se acercan hasta el parque, hacer una visita al pueblo de Bielsa para conocer su rica historia y tradiciones, ligadas a la vida dura del Pirineo, y para recorrer sus agradables calles. Aunque el pueblo apenas supera los trescientos empadronados, la sensación es muy distinta ya que la gran presión turística de las últimas décadas ha hecho aumentar considerablemente la dimensión de su casco urbano. Además Bielsa dista apenas diez kilómetros de la frontera francesa, algo de lo que también ha sabido beneficiarse con un importante auge comercial y de servicios que se hace patente en su Plaza Mayor y calles adyacentes. El emplazamiento del casco urbano de Bielsa obliga a hacer un esfuerzo adicional para gozar de diversas perspectivas y entender su disposición; habrá que trepar a las calles más elevadas para dominar la amplitud del valle en el que se ubica, y habremos de cruzar el Barrosa para observar las diversas terrazas que configuran la estructura del pueblo. Y en el paseo por su interior, desvelaremos el patrimonio que aún guarda con mimo. Aunque Bielsa sufrió una destrucción casi total durante la contienda fratricida, ha conservado los dos elementos más importantes de su patrimonio: el bellísimo ayuntamiento renacentista, soportalado y fortificado, una joya única de la arquitectura civil; y la Iglesia Parroquial, edificio notable de líneas puras levantado en el siglo XVI aunque muy reformado. A sus pies, el pequeño y gracioso puente que salva el cauce del río Barrosa, proveniente del norte y que poco más abajo rendirá sus aguas al grandioso Cinca, nacido en el cercano circo fruto de la unión de las numerosas cascadas que se despeñan por sus paredes.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia