FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Arens de Lledó (Teruel)

ARENS DE LLEDÓ Pocas comarcas habrá en España, incluso en Europa, de una belleza tan rotunda y constante como es esta turolense del Matarraña. Pueblos medievales, frescos valles, cultivos, sierras exuberantes, paisajes de piedra, de almendro y de olivo, de historia bañada por la luz cálida del cercano Mediterráneo. Arens de Lledó se sitúa al borde de la comarca y de las tierras aragonesas, al borde del río Algars, saludando en la cercanía a la Terra Alta catalana, a Horta …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ARENS DE LLEDÓ
Pocas comarcas habrá en España, incluso en Europa, de una belleza tan rotunda y constante como es esta turolense del Matarraña. Pueblos medievales, frescos valles, cultivos, sierras exuberantes, paisajes de piedra, de almendro y de olivo, de historia bañada por la luz cálida del cercano Mediterráneo. Arens de Lledó se sitúa al borde de la comarca y de las tierras aragonesas, al borde del río Algars, saludando en la cercanía a la Terra Alta catalana, a Horta y Caseres y a las Roques de Benet. Arens de Lledó es uno de los pueblos más pequeños de esta tierra, y no por ello pierde un ápice de su irresistible encanto medieval, de su arquitectura sólida y noble. En lo más alto del casco urbano se yergue la Iglesia gótica de la Asunción, del siglo XIV, el elemento más destacado del patrimonio local, y desde su ubicación privilegiada vigila el pequeño valle del Algars y las vecinas tierras catalanas. A sus pies se abre el mar de tejas que cae con fuerza hasta el punto más bajo, la plazuela en la que se encuentra el ayuntamiento de esta villa que lo es desde 1785, y de la que parten las calles más importantes de Arens. Grandes casas, algunas blasonadas, de portales adovelados y ventanas historiadas, y algunos pasadizos y callejas, restos de un pasado medieval que aún se siente en el pueblo. Aunque de vez en cuando se cuela alguna casa fuera de lugar que alguien debió censurar en su momento. En Arens sólo encontré una casa horrenda en el recinto histórico, aunque muy visible, una casa blanca de feas terrazas modernas que alguien debiera expropiar y remozar o derribar para terminar con el desaguisado.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia