FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Añón de Moncayo (Zaragoza)

AÑÓN DE MONCAYO Entre los barrancos y valles que bajan desde el Moncayo se levanta el pintoresco pueblo de Añón, en una ladera que cae sobre el río Huecha. El casco urbano de Añón se orienta al sur, buscando la luz tan valiosa en los largos inviernos del somontano del Moncayo. Antigua plaza fuerte frente a las huestes castellanas, de cuya relevancia histórica aún se conservan los importantes restos de su castillo, el pueblo está dispuesto en terrazas de fuerte …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

AÑÓN DE MONCAYO
Entre los barrancos y valles que bajan desde el Moncayo se levanta el pintoresco pueblo de Añón, en una ladera que cae sobre el río Huecha. El casco urbano de Añón se orienta al sur, buscando la luz tan valiosa en los largos inviernos del somontano del Moncayo. Antigua plaza fuerte frente a las huestes castellanas, de cuya relevancia histórica aún se conservan los importantes restos de su castillo, el pueblo está dispuesto en terrazas de fuerte pendiente, generando una bellísima estampa típica de tantos pueblos aragoneses.
Llegué a Añón de noche muy cerrada, sin luna. Oscuridad y miedo desde Veruela con mi carnet de conducir recién estrenado. Al llegar por la espalda del pueblo, no pude hacerme una idea de lo que me esperaba ya que el hotel estaba a las afueras. Todo parecía hotel y oscuridad hasta las cumbres elevadas. Con la luz del día pude descubrir la belleza de su casco urbano, coronado por el conjunto de su Iglesia de Santa María y la vieja fortaleza, más palacio que castillo, y por el juego perpendicular de empinadas cuestas y largas calles que siguen las curvas de nivel. Varias casas blasonadas y restos de la muralla en la que sobresale la puerta orientada hacia el Moncayo, completan un conjunto histórico cementado por viejas e importantes muestras de arquitectura popular, fachadas de piedra y revoco, ruina y modernidad que luchan por no caer al Huecha en el empinado entramado urbano.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia