FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Allepuz (Teruel)

ALLEPUZ En el corazón de la provincia de Teruel, en el límite entre las tierras del Maestrazgo, de Gúdar y de las Cuencas Mineras, aparece relevante el casco urbano de Allepuz, villa de marcado carácter rural en cuyo término se encuentran un buen número de masadas de las que apenas unas pocas aún siguen pobladas. Allepuz es un pueblo de estructura lineal, asentado sobre la falda pronunciada de un cerro que busca el calor del sol invernalhacia el sur. Parece …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ALLEPUZ
En el corazón de la provincia de Teruel, en el límite entre las tierras del Maestrazgo, de Gúdar y de las Cuencas Mineras, aparece relevante el casco urbano de Allepuz, villa de marcado carácter rural en cuyo término se encuentran un buen número de masadas de las que apenas unas pocas aún siguen pobladas. Allepuz es un pueblo de estructura lineal, asentado sobre la falda pronunciada de un cerro que busca el calor del sol invernalhacia el sur. Parece que con su orientación cerrara, por el norte, la exuberante inmensidad geológica de las sierras turolenses en las que se suceden mesetas, profundos valles y algunas grandes montañas. El pueblo se ubica sobre la carretera que comunica Cantavieja con la capital provincial, y en la distancia da la imagen de plaza fuerte, y parece que sí hubo aquí una fortaleza de la que apenas queda alguna ruina y desde la que se controlaba el paso por el Alfambra. El caserío de Allepuz parece amontonado, unas casas se superponen sobre otras en su callejero adaptado a la orografía que sigue las curvas de nivel formando un entramado de calles largas sobre el eje este-oeste, comunicadas por cortos callejones, escaleras y vericuetos. Aunque la seña de identidad de Allepuz es la piedra que define sus fachadas más señoriales, como es la de la Casa Grande, palacio renacentista en sillar que destaca entre los tejados, la modestia y funcionalidad de los agricultores que han poblado el pueblo ha generado un paisaje de casas mayoritariamente encaladas, aunque restauraciones contemporáneas están haciendo aflorar de nuevo la piedra escondida bajo esta coraza. Al sur del casco urbano, en la parte más baja, se levanta la Iglesia de la Purificación y su precioso campanario, levantado entre los siglos XVII y XVIII.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia