FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Alcalá de Moncayo (Zaragoza)

ALCALÁ DE MONCAYO Hay muchas Alcalás en España, pero sólo hay un Moncayo. Y es la silueta del Moncayo, vigilante al oeste del pueblo, el que da espectacularidad al emplazamiento de Alcalá de Moncayo, villa extendida sobre una cuerda estrecha que cae sobre el valle del Huecha. Alcalá es un mirador excepcional que busca el occidente y la cálida luz de los atardeceres matizados por la omnipresencia del monte. Es un pueblo que fue ganadero, y agrícola, y que intenta …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ALCALÁ DE MONCAYO
Hay muchas Alcalás en España, pero sólo hay un Moncayo. Y es la silueta del Moncayo, vigilante al oeste del pueblo, el que da espectacularidad al emplazamiento de Alcalá de Moncayo, villa extendida sobre una cuerda estrecha que cae sobre el valle del Huecha. Alcalá es un mirador excepcional que busca el occidente y la cálida luz de los atardeceres matizados por la omnipresencia del monte. Es un pueblo que fue ganadero, y agrícola, y que intenta atraer un creciente turismo como eje de su actividad y aliciente para el mantenimiento de su población. El turismo se ha desplegado con fuerza en esta comarca de Tarazona y el Moncayo, a la que Alcalá pertenece, turismo cultural y deportivo, de aventura y conocimiento, de castillos, catedrales, monasterios, santuarios, pequeños pueblos y naturaleza. Mil y un recursos que han hecho despertar a una comarca que languidecía, impotente ante su despoblación.
La vieja "Al-Qalat" musulmana, el "castillo" sobre el Huecha del que aún quedan vestigios en el casco urbano, fue el origen del poblamiento estable de esta villa que, tras su cristianización sería donada por Ramón Berenguer IV al Monasterio de Veruela, bajo cuya protección se mantuvo hasta la desamortización de 1835. Por orden del abad de Veruela se construyó en el siglo XVI la Iglesia Parroquial de la Asunción, cuya torre mudéjar es faro y seña de identidad del patrimonio local. A sus pies se extiende el pintoresco casco urbano cuyo callejero corre paralelo a la cresta en la que se ubica el pueblo, comunicado por empinadas calles transversales.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia