FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Abejera (Zamora)

ABEJERA Siento un especial interés por las tierras del occidente zamorano del Sayago, Aliste y Sanabria, comarcas muy despobladas, donde se hace patente la soledad y el aislamiento secular de sus pueblos y la indómita belleza de sus paisajes, de sus sierras y sus valles. Además, en el Aliste zamorano existe una concentración inusualmente elevada de pequeñas aldeas que, por su reducido tamaño, no cuentan hoy día con ayuntamiento propio. El relieve accidentado y la dificultad en las comunicaciones, así …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ABEJERA
Siento un especial interés por las tierras del occidente zamorano del Sayago, Aliste y Sanabria, comarcas muy despobladas, donde se hace patente la soledad y el aislamiento secular de sus pueblos y la indómita belleza de sus paisajes, de sus sierras y sus valles. Además, en el Aliste zamorano existe una concentración inusualmente elevada de pequeñas aldeas que, por su reducido tamaño, no cuentan hoy día con ayuntamiento propio. El relieve accidentado y la dificultad en las comunicaciones, así como el tipo de aprovechamiento agrícola y ganadero parecen estar detrás de esta proliferación de diminutos núcleos urbanos. Pueblos de piedra como Abejera, cuyas casas de mampostería y con grandes corralones resisten a la presión de la vida moderna y sus comodidades.
Abejera es un pueblo ubicado en la tierra de lobos que es la Sierra de la Culebra, cercano a la vía férrea que comunica Medina con Galicia y que cuenta con un pequeño apeadero en el pueblo desde el que se tiene una vista espléndida del entorno. Pertenece al ayuntamiento de Riofrío de Aliste, y fue poblado, según consta documentalmente, en el siglo XVI en los dominios del Señorío de Tábara. Contó con ayuntamiento propio y montes comunales cuyos pastos generaron un cierto desahogo a la vida de sus pobladores. El marcado carácter rural de estas tierras y lo remoto de su emplazamiento han hecho que Abejera llegue a nuestros días conservando casi intacta la esencia con la que sus casas, sus calles y sus espacios públicos fueron concebidos. La Iglesia de la Natividad sigue alzando su bella espadaña que compite en porte con el gran árbol que se yergue frente a ella. Y aunque el caserío ha sufrido transformaciones, aún es posible disfrutar, en esta tierra de Aliste como en pocos otros lugares de nuestro país, de un entorno rural genuino y no masificado. El Aliste, tierra de pueblos ocultos y remotos en los que saborear la esencia de nuestro pasado rural.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia