FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Monasterio de Veruela (Zaragoza)

MONASTERIO DE VERUELA Aragón cuenta con un número importante de fundaciones monásticas, casi todas arrasadas por guerras, saqueos y desamortizaciones. Veruela ha tenido una suerte relativa, ya que mucho se ha salvado aunque otro tanto se ha perdido, sobre todo el patrimonio mueble, el más susceptible de rapiña y destrozo. Cada vez que paso por la carretera que une Tarazona con Zaragoza, que no han sido pocas veces, no puedo reprimir el impulso de tomar el desvío para visitar Veruela …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

MONASTERIO DE VERUELA
Aragón cuenta con un número importante de fundaciones monásticas, casi todas arrasadas por guerras, saqueos y desamortizaciones. Veruela ha tenido una suerte relativa, ya que mucho se ha salvado aunque otro tanto se ha perdido, sobre todo el patrimonio mueble, el más susceptible de rapiña y destrozo. Cada vez que paso por la carretera que une Tarazona con Zaragoza, que no han sido pocas veces, no puedo reprimir el impulso de tomar el desvío para visitar Veruela y recorrer sus mágicas estancias, pasear entre sus muros. El amplio horario de visitas, algo excepcional en este tipo de monumentos, facilita sin duda el acceso y hace que sea difícil encontrar Veruela cerrado. Y además he tenido suerte, ya que, creo recordar, en todas mis visitas me ha acompañado una lluvia espesa que sin duda ha contribuído a reforzar la sensación de viaje en el tiempo a un momento medieval, oscuro y fantástico, de escribanías y monjes medievales, de santidad y poder.
Veruela es una fundación cisterciense del siglo XII. Surge como una donación de Pedro de Atarés a los monjes de Scaladei, en 1141. La ubicación, en el Somontano del Moncayo y junto al río Huecha, una tierra rica en agua y piedra, pero con un grado de aislamiento y soledad propicio para el recogimiento y la oración, hace que el Monasterio se levante y prospere con rapidez, ejerciendo la jurisdicción y el vasallaje sobre un buen número de aldeas de su entorno. Durante ocho siglos, la comunidad monástica de Veruela engrandeció su patrimonio, realizando sucesivas reformas y ampliaciones, amurallándolo y fortificándolo, hasta que la Desamortización segó su historia y lo sumió en el abandono. La creación de una hospedería, frecuentada por visitantes ilustres y bohemios como los Hermanos Bécquer que contribuyeron de forma definitiva a acrecentar la fama del cenobio, frenó el deterioro y promovió la conservación de los muros de Veruela. El monumento entra en la modernidad como una propiedad de la Diputación de Zaragoza, y ejerce de centro de difusión de la cultura y el patrimonio aragonés. Veruela, crisol de la historia del arte de los últimos mil años, románico en su portada, gótico de sus naves, claustros medievales y barroco en sus últimas ampliaciones. Un conjunto monumental extraordinario en un entorno de belleza inigualable. Uno de los cuatro o cinco lugares de obligada visita en Aragón y sin duda uno de los monasterios españoles más memorables que he visitado.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia