FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Maella (Zaragoza)

MAELLA Maella es el último pueblo de Zaragoza y Aragón antes de entrar en la Terra Alta catalana. Es tierra de frontera entre reinos, paisaje de transición entre los horizontes abiertos y más yermos del Valle del Ebro y los bosques inequivocamente mediterráneos del interior de Tarragona. Maella es un pueblo grande y monumental, ubicado a orillas del río Matarraña a cuya comarca natural pertenece. Sin embargo, se adscribe administrativamente a la comarca del Bajo Aragón-Caspe, y su término queda …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

MAELLA
Maella es el último pueblo de Zaragoza y Aragón antes de entrar en la Terra Alta catalana. Es tierra de frontera entre reinos, paisaje de transición entre los horizontes abiertos y más yermos del Valle del Ebro y los bosques inequivocamente mediterráneos del interior de Tarragona. Maella es un pueblo grande y monumental, ubicado a orillas del río Matarraña a cuya comarca natural pertenece. Sin embargo, se adscribe administrativamente a la comarca del Bajo Aragón-Caspe, y su término queda incluído en la Franja aragonesa bilingüe que limita con Cataluña. Pueblo marcado por sus límites y transiciones.
De poético topónimo, el nombre de Maella remite a una leyenda según la cual una doncella amputó su mano ("mà d'ella" en catalán) para entregársela al señor que la pretendía, intentando así liberar a su verdadero amor. Leyenda que remite a la intensa vida medieval que se vivió en la villa y su redolada. Sede de Cortes durante el siglo XV, el Castillo y la Torre del Reloj datan de dicha época. Son los dos vestigios más importantes del poderío que alcanzó Maella, junto al arruinado Convento Trapense de Santa Susana, en la carretera a Fabara, ruína muy pintoresca y recomendable. Del Castillo, incendiado en el siglo XIX, han llegado a la actualidad potentes restos que ofrecen al visitante una intensa y fantasmagórica experiencia, ya que la estructura y buena parte de sus muros se mantiene en pie. Además, desde esta atalaya se divisa una de las mejores panorámicas del río Matarraña, que proveniente de Mazaleón parece ya buscar su muerte en el Ebro. Impresionante cauce, entre los mejor conservados de la vertiente mediterránea, cuya majestuosidad permite hacerse una idea del carácter torrencial de sus avenidas, que de tanto en tanto sorprenden a estas tierras y airean los cantos que forman su lecho.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia