FOTOURBANA.com – Descubriendo los hábitats del hombre
JAIME TELLO GARCÍA – Geógrafo, fotógrafo y viajero

Argujillo (Zamora)

ARGUJILLO El pueblo zamorano de Argujillo ocupa una posición central en el recorrido del Arroyo Talanda hacia el Duero. Las aguas han dado forma a este valle escondido, secreto y precioso en el que se concatenan una serie de pueblos pequeños y antiguos de fabulosa arquitectura, sencillos pero brillantes, de piedra dorada y ladrillo rojizo, no muy renovados, que aún conservan el sabor genuino del mundo rural en el que prosperaron. Argujillo destaca por ser uno de los más amplios …

Leer más…

Geolocalización

Video


Redes sociales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Déjanos tu opinión

ARGUJILLO
El pueblo zamorano de Argujillo ocupa una posición central en el recorrido del Arroyo Talanda hacia el Duero. Las aguas han dado forma a este valle escondido, secreto y precioso en el que se concatenan una serie de pueblos pequeños y antiguos de fabulosa arquitectura, sencillos pero brillantes, de piedra dorada y ladrillo rojizo, no muy renovados, que aún conservan el sabor genuino del mundo rural en el que prosperaron. Argujillo destaca por ser uno de los más amplios y poblados, y de los más antiguos asentamientos de la zona, repoblado ya en el siglo XII. El viejo "Arbuscellum", el lugar de la arboleda, que a partir de 1558 sería Villa, fue creciendo en torno a la fundación de su iglesia, de la que parece haber vestigios que datan del siglo XIV, aunque la nave parece de finales del XVI y la torre fue reedificada a principios del XIX. En ese mismo siglo reformista, se levanta el edificio del ayuntamiento, abierto en 1885 y que es el que existe en la actualidad. El frontón, la hermosa Plaza de Toros junto a la ribera y la nueva residencia de ancianos son otras edificaciones importantes que dan algo de identidad a un pueblo tranquilo, de casas recias y nobles de baja altura, uno de esos pueblos de fuerte carácter rural por los que pasear y sentir el viento encauzado por sus calles y el brillo del sol cayendo sobre las fachadas mientras se disfruta del alejamiento y la paz que da su triste despoblamiento.
© 2017 Jaime Tello García


Ver en Wikipedia